Seguidores

lunes, 20 de septiembre de 2010

CUIDAR A LA PAREJA ES CUIDARSE A SI MISMO‏

La Biblia nos enseña que cuando un hombre y una mujer se unen en pareja, llegan a ser una sola persona en lugar de dos personas. O sea, que ya no son dos sino uno solo. Por lo tanto, cuando maltratamos a nuestra pareja nos estamos maltratando a nosotros mismos. Quizá es por eso que nos afecta tanto. Es como maltratar una parte de nuestro propio cuerpo. Solo que no es una parte nuestra desde el punto de vista físico sino espiritual.

Es obvio que cuando nos unimos en pareja, nuestros cuerpos se mantienen independientes el uno del otro. Entonces ¿A qué se refiere la Biblia? La Biblia se refiere a la unión espiritual que se produce entre el hombre y la mujer cuando se unen en pareja, sus almas se entrelazan y sus espíritus se tocan. Todo maltrato físico, verbal o emocional y todo rechazo o indiferencia, hacia nuestra pareja se devuelve como un búmeran y nos golpea a nosotros igual que a nuestra pareja.

Por eso es que nos sentimos tan mal y somos tan infelices, cuando no estamos bien con nuestra pareja. Pero, cuando estamos bien con nuestra pareja, todo parece tener sentido, coherencia y equilibrio. Nos sentimos bien y estamos felices. Ese es el plan de Dios. El Señor dijo: No es bueno que el hombre esté solo. Le voy a hacer alguien que sea una ayuda adecuada para él. Entonces Dios el Señor hizo caer al hombre en un sueño profundo y, mientras dormía, le sacó una de las costillas y le cerró otra vez la carne. De esa costilla Dios el Señor hizo una mujer, y se la presentó al hombre, el cual, al verla, dijo: ¡Esta sí que es de mi propia carne y de mis propios huesos! Se va a llamar: mujer, porque Dios la sacó del hombre. Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser como una sola persona.

Génesis 2:24
“Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser como una sola persona”.

Mateo 19:5
“Y dijo: Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona”.

Marcos 10:7-8
“Y los dos serán como una sola persona. Así que ya no son dos, sino uno solo”.

1 Corintios 6:16
“¿No saben ustedes que cuando un hombre se une con una prostituta, se hacen los dos un solo cuerpo? Pues la Escritura dice: Los dos serán como una sola persona”.

Efesios 5:31
“Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona”.

Hebreos 13:4
“Que todos respeten el matrimonio y mantengan la pureza de sus relaciones matrimoniales; porque Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio”.

Tomado de: http://siguiendoajesus.org
¡Les Bendigo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada